EGIDIO y STOLBERG, conviviendo como la hermosa familia que es, (al menos) en el 2017
Y empiezan las implicaciones
Ahora que el cuñado de EGIDIO TORRE Jr., está cantando cual jilguero trovador sobre los más de 200 asesinatos, secuestros, extorsiones, cobros de cuotas, y delitos que se le imputan, se dice en los corrillos policíacos que el asunto puede trascender hasta alcanzar al ex gobernador TORRE CANTÚ.
Tal parece que JOSÉ ROBERTO STOLBERG BECERRA puede estar explicando los motivos razones y circunstancias que lo hicieron líder del Cártel Z de la Vieja Escuela, en la capital del estado, justo en el sexenio de EGIDIO.
Y es que fue tan intensa la violencia en ciudad Victoria bajo los ojos y bigotes de él también llamado “Viejidio”, que, es imposible pensar en sólo una macabra coincidencia.
Usted recuerda las mantas y las cabezas de hombres y mujeres decapitados, colgando en plazas públicas y estadios deportivos para causar terror a cualquier hora del día o noche.
El nivel de sadismo en ese período criminal de la dupla TORRE CANTÚ – STOLBERG BECERRA no tiene precedentes. Tan fue una dupla de poderes, tan fue violencia concensuada entre el. Mandatario y el “jefe de plaza” que, SE FUE EGIDIO Y CON ÉL LOS ZETAS VIEJA GUARDIA.
Ante lo obvio, la obviedad.
Tan amigos eran EGIDIO y JOSÉ ROBERTO, que sus familias emparentaron.
Tan amigos y socios siguen siendo TORRE CANTÚ y STOLBERG BECERRA, que “La Barbie” acudió a la boda de su hermana Bárbara con Egidio Torre Jr en el 2017.
Por supuesto que ahí estaba el ex gobernador, haciendo gala de las camionetas blindadas y guaruras que nos cuestan a los Tamaulipecos.
Usted cree posible que “chamaquearan” a alias Viejidio y éste ignorara el nivel del líder del cártel, con quien casi hasta bailó????
No lo creo.
EGIDIO ya era amigo de su pariente político años antes y por eso dejó que su familia conviviera en San Miguel de Allende con el multi homicida y secuestrador….Tabaco y Macaco, apenas se juntan!!!
Solo hay que esperar a que los señalamientos de STOLBERG BECERRA, se judicializen y procedan conforme a derecho.
Lamentablemente, no faltará el grupúsculo criminal que señale esto como “venganza política” por parte de la autoridad estatal.
Hablando de aguacates, ayer se escuchamos la entrevista a la viuda de GABRIEL GARZA FLORES inculpado en un homicidio en Nuevo Laredo, de verdad, el reportero le dictaba a la señora las declaraciones que éste quería escuchar.
Preguntas como “¿a quién culpa?” o “¿a quién hace responsable?” bombardearon a la pobre viuda en la entrevista.
Ella está en su derecho de alegar la inocencia de su marido, de hecho, todos los internos en cualquier centro de reclusión lo hacen, el caso del acaecido, no será la excepción pero, no es de correcto sembrar ideas equívocas y locas en personas que de por sí, pasan por una gran pena y una difícil situación en muchos sentidos.
¿Que interés podrían tener las personas señaladas, en “complotear” contra el periodista GARZA FLORES hoy fallecido?
Es decir, el trabajo de éste no afectaba los intereses de nadie.
Según entendemos, no era un periodista que tocara temas sensibles u ofensivos.
El trabajo operativo de CARLOS CANTUROSAS ex munícipe y real orquestador de los disparatados señalamientos, es latente, constante, y lo sigue haciendo para evitar ser procesado por el mismo crimen: Garza Flores junto con otras cinco personas se encontraba detenido por el asesinato del periodista Carlos Domínguez Rodríguez, ocurrido el 13 de enero del 2018 en aquella frontera.
Pero si de verdad CCR no tuvo nada que ver con las malas decisiones de su tío Jorge, socio y presuntamente orquestador de dicho asesinato, el cual, lo mantiene en la cárcel, entonces el ex alcalde debería dejar de alegar “Venganza Y Persecución Política” que sólo en su cabecita loca ocurren.
Cómo ciudadano cabal y CASI abogado, CARLOS CANTUROSAS debería dejar que el proceso penal siga su curso sin meter su financiamiento para desviar la atención.
Según los rumores en las redes sociales de algunos familiares del señor GARZA FLORES, éste padecía varias enfermedades degenerativas como cirrosis hepática.
La causa real del deceso, está en manos de las autoridades correspondientes, y sólo los familiares directos del fallecido tienen acceso oficial a ella.
Sin embargo, no veo cómo, un gobernador pueda causar cirrosis hepática o cualquier enfermedad a un conciudadano.
Uno debe ser coherente con lo que reclama, para darle fuerza y legitimidad a su causa.
Es este caso y sin tomar en cuenta los obligados protocolos a seguir en el procedimiento de la excarcelación, la familia podría solicitar que se evaluara el trabajo del director y médico del Cedes.
Revisar una posible negligencia, es coherente y hasta cierto punto sensato, pero de ahí a un “complot”….
Ojalá que quienes fomentan esos disparates, hagan conciencia de que mucho ayuda quien poco estorba.
Y llega la semana mayor, en la próxima entrega le traeré los precios de lugares tamaulipecos accesibles para todo tipo de presupuestos.

El nivel de sadismo en ese período criminal de la dupla TORRE CANTÚ – STOLBERG BECERRA no tiene precedentes. Tan fue una dupla de poderes, tan fue violencia concensuada entre el entonces gobernador y el “jefe de plaza” que, SE FUE EGIDIO Y CON ÉL LOS ZETAS VIEJA GUARDIA.
Ante lo obvio, la obviedad.

Nos Leemos La Próxima Vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

13 + ocho =

Publicar comentario