El Gobernador de Tamaulipas Francisco García Cabeza de Vaca, le respondió mediante una severa carta, al sub secretario de derechos humanos, población y migración de la Segob Alejandro Encinas Rodríguez, en relación con el señalamiento irresponsable y falto a la verdad que el funcionario lanzó como parte de su referencia sobre el tema  del trágico evento del crimen de odio racial ocurrido el sábado, en El Paso Tx, pronunciamiento en el que involucra directamente al gobernador Cabeza de Vaca.
En el texto, quien gobierna Tamaulipas hace un dibujo claro y preciso de la durisima realidad que viven los migrantes en México: la indiferencia o imposibilidad de las autoridades federales hacia ellos, en temas de salud, bienestar social y certeza jurídica.
Garantías que no son efectivas en cada mexicano y por lógica, inexistentes en las ordas migratorias de centro americanos quienes por miles, esperan ser aceptados en Estados Unidos y mientras eso sucede, acogidos en México con todas y cada una las promesas que el gobierno federal incrementa día a día.

«Señor Subsecretario:

Me refiero a sus declaraciones, difundidas en diversos medios de comunicación, en las que me atribuye haber afirmado que “no se permitirán migrantes” en el Estado de Tamaulipas.

Quiero suponer que su dicho se debe a un error de información. Aunque, debo confesar, hay poderosas razones para pensar que es producto del estado de aturdimiento en el que se encuentra esta administración, sobre todo en materia migratoria.»

Claro, el gobierno Federal no padece las necesidades de los cientos de miles de migrantes hacinados en la frontera Mexicana, esa realidad la vive quien la padece, es decir, los estados fronterizos.
El panista, anima al Subsecretario a analizar y asumir cabalmente su parte de responsabilidad de cara a esta tragedia que enluta 22 hogares y toda una raza en el país del norte de América :

«Le aclaro: en un encuentro de la CONAGO con el Presidente de la República, expuse los riesgos de la errática política que el Gobierno Federal ha implementado y, en particular, las implicaciones de los compromisos de contención, refugio y asilo asumidos con el Gobierno de Estados Unidos de América.

Advertí que la política de puertas abiertas con la que inició este gobierno había alentado la crisis migratoria que hoy rentabilizan políticamente los supremacistas. »

Así mismo describe con precisión, los delitos de los cuales son víctimas a manos del crimen organizado, alcanzando incluso a sus familias en Estados Unidos,, quienes ya vivían  un severo problema de extorsiones telefónicas y ahora, ataques mortales de la «supremacía blanca».

‘….. También, que usar la Guardia Nacional para perseguir a migrantes traería enormes costos sociales y potenciales violaciones a los derechos humanos. Esos derechos que a usted, en razón de su encargo, le deberían preocupar de manera especial.

Que sin una red de protección y medidas integrales de atención, muchos migrantes terminarían en manos del crimen organizado y de las bandas de trata de personas; a merced de los abusos, la violencia y las drogas; en una espiral aún más grave de exclusión y vulnerabilidad.

Expresé mi preocupación de ver migrantes extorsionados o abandonados a su suerte por las propias autoridades federales, como está sucediendo en Tamaulipas o Nuevo León.»

El mandatario tamaulipeco, desnudó en su respuesta la actitud sumisa del Gobierno de México frente a las órdenes de Donald Trump, su postura condescendiente al aceptar convertirse en el verdadero muro invisible que separa y divide familias:

«Mi inquietud de que México se convierta en el muro invisible con el que sueñan esos que alientan el odio y el temor hacia los migrantes, y que ahora toman armas para atentar contra la vida de personas cuyo único delito es ser o descender de México.

Y por eso, señor Subsecretario, sostuve que en Tamaulipas no se permitirá la instalación de centros de detención, retención o hacinamiento. Nuestra tierra no servirá de campo de concentración. No levantaremos prisiones para dividir familias o para separar padres e hijos.»

La respuesta de García Cabeza de Vaca fue contundente y clara, reafirmando que nuestro estado  no está por encima de los mandatos que la  Constitución obliga, aunque la Federación ignore dichos lineamientos:

«Porque, le recuerdo, la Constitución y las leyes son muy claras en sujetar a la jurisdicción local los bienes inmuebles que la Federación adquiera, afecte o destine a un servicio público o uso común, salvo que exista autorización en contrario por parte de la legislatura, lo que en el caso no ha acontecido.

Es decir, por principio esencial y regla jurídica expresa, la política de contención migratoria a la que el Gobierno federal se ha prestado, bajo ninguna circunstancia, puede pasar por encima de la soberanía y potestades de las Entidades Federativas.

Espero que esta explicación le sirva para atemperar la turbación o, por lo menos, para corregir el error de información.»

Vaya papel que le tocó asumir al gobernador, para explicar con ábaco lo que el señor Encinas y la Secretaría de Gobernación Federal no han entendido aún, su gran parte de responsabilidad en cada consecuencia sobre el tema migratorio en este y cualquier otro país, ya que esa política de puertas abiertas que AMLO pronunció desde el día 01 de la primer mega caravana, no es otra cosa que falta de seriedad, congruencia e inteligencia.
AMLO no piensa con claridad. No habla con veracidad y no actúa conforme a Derecho en ese tema de vidas humanas.

 

La respuesta del Gobernador de Tamaulipas Francisco García Cabeza de Vaca a los señalamientos de baja calidad política del Subsecretario Alejandro Encinas, fue contundente y asertiva.

 


Nos Leemos La Próxima Vez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

3 × 3 =

Publicar comentario