Dicen que todo hombre seguro de su orientación y gustos, cualquiera que éstos sean, tienen un lado femenino que les permite cierta sensibilidad y empatía con el género.
Sin embargo, personalmente nunca he visto en una conferencia madrugadora del presidente, a una o varias mujeres exponiendo su dolor e impotencia por ver al feminicida de su hija en libertad gracias a las negligencias de un sistema acusatorio garante del delincuente, como es el que hoy día se ejerce sea por su naturaleza o debido a la falta de preparación de los servidores dada la novedad del mismo.
Tampoco he visto hablar frente al presidente de «tú a tú» a alguna madre de un niñ@ con cáncer, o a cualquier mujer por cualquier situación en dicho espacio que serviría como plataforma para que el pueblo se exprese, según lo prometió en campaña el virreycito López.
Las acciones de gobierno diarias siguen reduciéndose a la loca manía de López Obrador de madrugar para salir a repetir una y otra vez las mismas acusaciones a los conservadores invisibles de los que el presidente tanto se duele.
Mientras que los motivos de las mujeres por exigir se atiendan las urgencias de los delitos de género, como hacer penas más severas contra los infractores etc.
El dolor femenino que se manifestará por las mujeres mexicanas el próximo lunes 9 de marzo, cuando ninguna salgamos a las calles a comprar nada ni acudamos a escuelas o trabajos, es tratado de ser opacado por López Obrador de primera mano acusó a sus enemigos fantasmas de lograr la empatía femenina frente a la indignación y repugnancia que nos causan las violaciones, los golpes y asesinatos contra mujeres de todas las edades, independientemente de quien las infrinja.
Como cereza del pastel, hoy mismo anunció que será el día 9 cuando saldrá a la venta la rifa que está haciendo él personalmente.
No dudo que la próxima ocurrencia sea organizar una tanda nacional.
El caso es que eligió esa fecha con dolo, para «eclipsar» el movimiento «Un día sin mujeres», no cabe duda que fue una mala hora cuando este ser mezquino y erróneo, carente de sensibilidad política, de empatía social y de eficacia para gobernar, va de tumbo en tumbo irremediablemente.
Más triste aún, su nefasta actitud se réplica en sus seguidores, los cuales parecieran cada día más perdidos en la sin razón.

 

El lado femenino del presidente López Obrador es como sus oponentes de derecha: inexistentes. Las mujeres del gobierno de López, tampoco son una inspiración de feminidad…

Nos Leemos La Próxima Vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

1 − uno =

Publicar comentario