**La Desaparición Forzada**
Acusados de la desaparición forzada de 36 personas, 200 marinos destacamentos en Nuevo Laredo Tamaulipas, fueron concentrados a la ciudad de México.
Como señal desalentadora para las familias de los desaparecidos que señalan como responsables a los uniformados, la SEMAR aclara que ninguno de ellos ha sido puesto a disposición ni de PGR ni de ninguna otra autoridad, de hecho, la secretaría aclaró que el movimiento cautelar es la respuesta a la recomendación emitida por la Comisión de Derechos Humanos (CNDH) y de la oficina del representante del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) con referencia de docenas de casos documentados de violación a los derechos humanos, cometidos por los elementos navales.
De acuerdo a declaraciones hechas en Mayo por  PGR  en relación al tema, en 26 carpetas de investigación se reportan 36 víctimas de ese delito, de los cuales 9 se localizaron sin vida y 1 con vida.
La Marina Armada de México, se ha mantenido firme en su inocencia y la falta de elementos a disposición de autoridades persecutorias del delito, denotan como mínimo, apatía y negligencia en la investigación.
Piénselo, tienen 36 desaparecidos, 200 marinos concentrados y 0 a dispocisión….o sea que ninguno fue!!!
Ya antes los marinos, éstos mismos que han concentrado, negaron su participación en hechos de extrema violencia contra la ciudadanía, asesinando a por lo menos 5 personas en 2 hechos.
Quedando al descubierto por pruebas científicas.
¡No me diga que son de confianza!
Esos son los casos graves, los problemas en los que faltan análisis periodísticos, faltan plumas que presionen por justicia, que exijan imparcialidad y prontitud.
“Prontitud” aunque suene extraño y hasta chocante, ya que suman mas de 10 años de esta “guerra” contra y entre narcotraficantes.
En dicho período, los periodistas de la entidad hemos recibido incontables quejas y solicitudes  de auxilio por conciudadanos víctimas del abuso militar.
En algunos casos, la justicia se ha aplicado contra malos elementos, como los 7 marinos acusados de secuestro en 2017.
Sin embargo, en más de 10 años deben ser cientos de familias que  vieron inconfundibles camiones de marinos llegar a sus calles, luego a los uniformados de forma descarada,  arribar a sus casas y llevarse a sus consanguíneos, los cuales jamás y nunca regresaron, incluso con el rescate liquidado.
Personalmente tengo muchos relatos de terror en ese sentido.
Y luego, la desesperación de las familias.
Y luego, la pena, la calamidad, la zozobra de recordar llamadas con la voz de esposos, hijos, hermanos, que apenas se escucharon como quejidos en medio de las exigencias de dinero.
Hay relatos que nos muestran lo corruptos que pueden llegar a ser estos señores sin rienda, absolutos.
Y para muestra el botón:
El grupo sanguinario “LOS ZETAS”  es una prueba fehaciente, con sus fundadores todos, Militares sirviendo primero, como gatilleros al cartel del golfo, para después pelear contra ellos formando su propio cártel.
Todos graduados criminales.
Todos asesinos.
Todos con formación militar de élite.
Urge que sigamos agotando palabras por justicia, sin detenernos en otros temas vacíos y privados que no nos afectan ni lastiman como ciudadanos.
Los familiares de las víctimas,  tenían que recurrir a quien sea que tomara sus casos como bandera.
Era fácil caer en las no muy claras ni rectas intenciones de gente con intereses oscuros que aprovechan el dolor humano para esconder su propia inhumanidad.
Nuevo Laredo no es el único municipio con marinos señalados, también está Reynosa con 70 casos similares, según cifras de activistas.
La desaparición forzada es un tema que nos afecta a todos, un delito del que cualquier ciudadano puede ser víctima, sin importar estatus social ni actividades laborales.
Es un delito grave que afecta a gente honorable y a delincuentes de cualquier nivel.
Los Narcos También Lloran
Y si, aquí es cuando se pone bueno el chisme, hace unos años supe del caso de un narco empresario que fue víctima de los abusos militares en Reynosa.
Èstos lo detienen en plena calle saliendo de ver a JOSÉ ELÍAS LEAL el entonces alcalde de quién era ya sabe, empresario alquilado.
Lo bajan de su camioneta y se lo llevan a “La Playita”, un lugar encantador ubicado en la salida a Miguel Alemán, en pleno lecho del Río Bravo.
Ya se imaginará usted desde el “en la cara no porque tengo granos” hasta el recurrente “Soy amigo de PEPE ELÍAS y te va a chingar”.
Nada los frenó, la colorida golpiza siguió y siguió bajo acusaciones de ser “enlace” entre la mafia y el ayuntamiento, lavado de dinero, negocios ilícitos y lícitos, sin faltar el más cruel “pinche narquillo de a centavo”
Le quebraron una pierna entre patadas, trompazos y guamazos.
Total, entre cachetada y cachetada, los uniformados le quitaron 2 millones de pesos en efectivo.
Tuvo suerte de ser malandro, le puedo apostar que, de haber sido una persona honrada, los militares no lo dejaban regresar.
En cambio a éste señor, sin la mayor inquietud lo soltaron, ni modo que denunciara…. Y no lo hizo.

Norma Mendoza López, en 2011 fue víctima de torturas y maltrato a manos de un mando militar que primero le propuso irse con él 15 días para no acusarla de halconeo, al negarse, fue internada en el penal de Nuevo Laredo acusada por los militares de ejercer dicha actividad. Más esa misma semana del 2011, Norma fue golpeada 12 horas por los zetas con la ayuda de custodios y dada por muerta. En el trayecto al Servicio Forense, se dieron cuenta que aún estaba viva. Norma perdió parte del hígado, y fue atendida y operada por múltiples huesos rotos así como edema cerebral. Prácticamente la reventaron a golpes. Ella es la primera víctima acogida bajo el TRATADO DE ESTAMBUL en 2011 y hasta el año pasado aún no obtenía ni sanciones para con sus agresores uniformados ni el pago de la reparación del daño. Las asociaciones de los derechos humanos locales no fueron suficientes. Norma es una víctima viva ¿Cuántos más señalamientos tenemos que esperar para ver qué a un marino o militar se le aplique la justicia?

 

200 Marinos fueron concentrados en la ciudad de México. Los sacaron de las calles de Nuevo Laredo por violentar los derechos humanos, sin embargo, ninguno de ellos se encuentra a disposición de PGR u otra autoridad. 36 desaparecidos, 200 marinos concentrados y ninguno fue! Otra vez la parcialidad favoreciendo al criminal con uniforme.

Nos Leemos La Próxima Vez…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario