– CRIMEN PERIODÍSTICO
– Las columnas de Carlos Domínguez golpeaban seriamente el regreso de CCR al tema electoral neolaredemse
Aquel politico que luego de ejercer poder y gobierno, se encierra en una vida instintiva desenfrenada y ciega se convierte en alguien capaz de todo.
Esa forma de vida más el enorme ego que lleva a cuestas, sumado a los consejos belicosos de gente torpe que también se ha quedado sin el refugio del poder institucional, forman una poderosa mezcla explosiva , letal para quienes se atreven a criticarlo y no gozan de la misma posición económicamente encumbrada.
¿Cuánto pueden costar un par de matones en una ciudad donde sobra este tipo de sujetos?
En la frontera tamaulipeca hasta sicarios desempleados hay, de modo que, no será oneroso pagar incluso para fingir que no eran sicarios.
Así asesinaron al compañero columnista independiente CARLOS DOMÍNGUEZ.
El 13 de Enero al menos un par de sujetos a bordo de una camioneta, a punta de pistola le marcaron el alto en la calle Morelos entre Perú y Venezuela de la colonia Juárez
Carlos viajaba con una de sus nietas en un modesto “Focus” de modelo antigüo.
Claro que se iba a detener!
Extrañamente los pistoleros no lo balearon como era de esperarse, uno de ellos, el más sádico abrio la puerta del coche y sin darle tiempo a defenderse le propinó más de 20 puñaladas mortales por necesidad.

– HERIDAS QUE HABLAN
En la mayoría de los asesinatos por arma blanca, las heridas suelen impactar el abdomen de la víctima.
Sin embargo de las heridas por arma blanca, que le cortaron la vida al comunicador, solo 1 interesó la cavidad abdominal.
4 Inusuales puñaladas fueron asestadas en la cabeza del periodista.
Otras 8 heridas asestaron en su pecho a la altura de la tetilla izquierda mismas que reflejan la rabia de quién evidentemente pagó por el asesinato del comunicador.
Tal vez las más impactantes por profundidad y número, son las heridas en el cuello de CARLOS DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ.
Las heridas del cuello, son las más reveladoras pues no son comunes en los homicidios por arma blanca también porque ponen al descubierto el motivo del asesinato:
CALLAR AL COLUMNISTA.
No había necesidad de propinar tantas heridas, Carlos tenía 77 años, de complexión delgada era vulnerable, mortalmente frágil ante sus atacantes y ademas amoroso y protector de su familia, recibiría cualquier cantidad de cuchilladas antes que permitir que lastimaran a su nieta.
No lo robaron y lo atacaron solo a él, dejando a la preadolescente ilesa y testigo de cada detalle, testigo del odio y la intolerancia.
Sin duda, en CARLOS DOMÍNGUEZ sus heridas hablan delatando que el motivo de su asesinato es la venganza y el silencio.
En Nuevo Laredo puede haber un montón de asesinos a sueldo, pero no muchas personas pagarían por un acto semejante.
Los crímenes de periodistas a manos de narcos, dado lo impersonal del acto, suelen ser a bala limpia, sean estos desaparecidos o no.
Un crimen meramente pasional, usualmente lo comete la persona involucrada sentimentalmente con la víctima.
Y dadas las circunstancias no fue un homicidio en o por riña.
El asesinato del comunicador CARLOS DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ no encaja en ninguno de los anteriores perfiles.
Luego entonces queda claro que este acto monstruoso y elaborado, lo originó la principal actividad de la víctima:
EJERCER SU LIBERTAD DE EXPRESIÓN ANTE LA OPINIÓN PÚBLICA.

– SUS COLUMNAS
No le hablaré de la procuraduría estatal que por la naturaleza jurídica del caso es quién conduce la investigación del homicidio.
No le hablaré de la angustia y miedo que la familia del periodista sufre y nos lo ha dejado saber en entrevistas a nivel nacional.
Si le digo que todo acusado tiene derecho a defenderse y que el nuevo sistema de justicia penal puede dejar sin prisión preventiva al o los inculpados en su derecho de audiencia.
También le digo que no por eso el inculpado resulta inocente, sino que estas situaciones son parte de un proceso.
Creo como columnista con 30 años de trayectoria, que usted debe conocer parte del trabajo de CARLOS DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ, sus columnas… posiblemente las columnas que lo llevaron a tan trágico final.
Es innegable que en la gran mayoría DOMINGUEZ RODRÍGUEZ señalò a sus ojos la corrupción y deuda pública de CARLOS CANTUROSAS VILLARREAL ex alcalde y hoy virtual candidato de MORENA otra vez por el ayuntamiento de Nuevo Laredo.
Sabemos por propia experiencia del carácter volátil, explosivo, violento y vengativo del ex edil neolaredemse -a está columnista le fabricaron una cuenta falsa de Facebook en el trienio del referido, luego de criticar o señalar sus naturales errores politicos-
Sin embargo, es la justicia tamaulipeca quién debe establecer si en realidad existe o no, una línea de investigación donde el ex panista CANTUROSAS VILLARREAL, esté relacionado con el crimen del comunicador.
Hoy 13 de Marzo se cumplen 2 meses del asesinato del columnista CARLOS DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ que en paz descanse.

Nos Leemos La Próxima Vez…

Las columnas de un comunicador , revelan la posible identidad de su agresor y homicida. En el caso del compañero DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ, la fiscalía del estado aún no ha realizado imputaciones formales. Sin embargo se esperan en breve.

 

Las Columnas de Carlos Domínguez Rodríguez señalan por si solas a su posible ejecutor, se debería tomar al MENID como línea seria de investigación.

Si usted estuviera en los zapatos del periodista asesinado ¿No le parecería conducente revisar el contenido de sus publicaciones, buscando al homicida?

El trabajo del periodista independiente es punzante e incisivo, en señalar la administración de Carlos Canturosas Villarreal como el trienio más corrupto en la historia de esa ciudad. Más aún, sin ocultar las posiciones de poder del.padre del hoy virtual candidato de MORENA, también reveló el lado oscuro de la llamada “Leyenda” : Un toque de locura que lo llevó de negarse a entregar su alcaldía en los años 70’s, hasta destruir parte del patrimonio de Nuevo Laredo por puro berrinche cuando fue obligado a cumplir el término constitucional. No cabe duda que el columnista tocó fibras en extremo sensibles para CANTUROSAS VILLARREAL.

¿Serán las autoridades capaces de investigar con estricto sentido de Justicia, sin importar la posición del presunto asesino?

 

Hoy se cumplen 2 meses del homicidio salvaje, del columnista político CARLOS DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ de 77 años. Los periodistas conscientes del peligro mortal que el refugio institucional puede brindar a mentes psicópatas, exigimos una seria investigación caiga quien caiga, sin importar la posición política electoral del asesino.
Descanse en paz CARLOS DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ.

 

 

 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario