Todo aquello que sea tortura debe ser castigado conforme lo dictan las leyes y el derecho, sin importar que, quien lo haya cometido sea policía, político, político, cura o simple psicópata.
Las leyes al respecto, son claras, contundentes y severas, empiezan con números de cárcel, desde que quien o quienes lo cometen tienen la intención de hacer daño, de infringir dolor, pasando por los detalles del acto mismo, es decir, si la víctima fue sujetada, sedada, golpeada, abusada sexualmente etc, hasta llegar a la liberación o muerte de la misma.
La tortura es un agravante en caso de Homicidio Calificado que en Tamaulipas puede alcanzar hasta 45 años de prisión.
Si la víctima fue levantada se le deben sumar los entre 40 y 60 años de cárcel a los servidores públicos que secuestren o cometan actos de Desaparición Forzada, según lo señala la ley recién reformada para ese delito.
De modo y manera que si usted es servidor público como policía por ejemplo, y es acusado de Homicidio Calificado, no de una, sino que de 8 personas (sin importar el oficio de éstas) con los agravantes de Tortura, Alevosía, Ventaja y Premeditación, no sólo será procesado y en su caso, condenado de 40 a 45 años de cárcel, sino que además, tendrá que sumar esos años por persona asesinada.
Si son 8 víctimas, usted puede presumir de 120 años hasta los que el juez considere suficientes.
¿En qué mente cabe la idea de aportar elementos para que la Fiscalía pueda ratificar los delitos agregando la Desaparición Forzada?
No hay funcionario que no le tema a esta severa ley por la que se pueden alcanzar hasta 60 años de prisión acumulables por víctima, es decir que, quien levantó y asesinó a 8 personas pues fácilmente puede llegar a los 500 años de prisión inapelables.
Ningún Juez lo dejará ir suponiendo que «recibía órdenes» «era subordinado» o reparta culpas.
No habrá  gobernador o presidente que lo exculpe porque usted así lo requiere.
Especialmente este presidente que tenemos, ya ve como revivió el caso Ayotzinapa, Andrés Manuel López Obrador ha dejado muy en claro que repudia las masacres.
Entonces, ¿por qué hacer una carta donde se inculpan de un cargo que aún no se les seña?
Los policías estatales comisionados al CAIET que son buscados por el homicidio calificado de 8 personas en Nuevo Laredo, han aceptado su responsabilidad en los asesinatos que se les imputan y no sólo eso, a través del Mañana de Nuevo Laredo, citaron que les están faltando cargos, como la temible DESAPARICIÓN FORZADA y para probar que sacaron a las víctimas de sus casas, las sujetaron, las golpearon, les infringieron daño, zozobra y temor y las privaron de la libertad trasladándolas del lugar del levantón, a un punto intermedio y luego a la escena donde fueron asesinadas,  señalan según el medio, que en el estacionamiento del hotel Villarreal de esa ciudad, se encuentra una camioneta Tahoe con resguardo oficial, llena de indicios como cabellos, sangre y orina de las víctimas.
También aceptan que las sujetaron con cinchos de plástico, mismos que ahí pueden encontrar, y que las amordazaron con la cinta canela que también dejaron en el vehículo.
El periódico referido y otros medios de Nuevo Laredo, aseguraron ayer  que dicha «carta abierta» está firmada por los 7 prófugos.
Incluso, alguien publicó 2 fotografías, la primera con la camioneta de frente y la segunda con la parte trasera del vehículo.
Curiosamente, en REDES SOCIALES no circuló dicha carta sino hasta las 4 de la tarde de ayer, incluso, platicada y sin firma alguna.
Es más que evidente, por los señalamientos de culpabilidad en contra de Arturo Rodríguez Rodríguez Director del Centro de Análisis Estudios e Inteligencia de Tamaulipas y del mismo mandatario, que, quien está manipulando a los elementos acusados, los usa con fines de dañar la imagen del gobernador y del gobierno.
A esta gente no le importa la suerte de los policias en desgracia legal, ni costearán abogado alguno, ni asegurarán su integridad física en el centro de reclusión donde sean confinados.
Tampoco toman en cuenta que hasta ahora son procesados y ellos mismos alegan que no son perseguidos, pero hombre, con tantos agravantes y nuevos delitos como la Desaparición Forzada, será imposible que no lo sean tanto por el estado, como por la Federación y ahí si, a menos que sean ciudadanos extranjeros y se escondan en otro país, inevitablemente serán encontrados.
Existen serios rumores de que estos 7 ex policías especiales, fueron auspiciados por el ex alcalde de Nuevo Laredo Carlos Canturosas para viajar a la ciudad de México, donde se encuentran actualmente, envueltos con la promesa de «llegar al presidente López Obrador»
Le diré algo, viendo la muy temprana intervención del periódico referido, y dada la cercanía del dueño con el dolido ex alcalde, resulta evidente que algo tendrá que ver éste con el uso de la circunstancia para atacar la imagen gubernamental.
Tal vez los presuntos asesinos no lo saben, pero CCR ha intentado en múltiples ocasiones lograr que AMLO le reciba su expediente sin éxito alguno, recuerde usted que Canturosas Villarreal es prófugo de la justicia Tamaulipeca, tanto o más que los ex policías.
Entonces, ¿cómo va a poder serles de utilidad y ayuda?
La publicación de ayer ya les sirvió, ahora se debe estar tramitando algo llamado «Control Judicial» donde el Juez de Control en base a dichas publicaciones públicas, puede solicitar el procesamiento pericial del vehículo.
Y que pasará después? Es claro, el Juez tendrá que reclasificar y agregar la Desaparición Forzada y en el caso de la mujer que, se alega estaba embarazada, bueno, de probarse dicha condición la pena se DUPLICA.
Son muchos años y es un delito más grave que el Homicidio Calificado.
Sin prueba alguna además, de haber recibido «instrucción» o no.
Ellos son adultos en capacidad de distinguir el bien del mal y el delito.
A lo mucho, lo que podrán evidenciar es que Arturo Rodríguez no tiene la capacidad de control sobre su personal autorizado, es decir, su incompetencia, pero eso no es ningún crimen.
Agregar delitos no es la mejor forma de defenderse, vaya, jamás había visto que un grupo de personas se defendiera añadiendo en su contra indicios, los cuales luego de ser procesados serán evidencias y si el Juez lo considera, terminarán siendo pruebas contundentes
Por otro lado no requiere ser abogado para saber que, ayudar a 7 prófugos por Homicidio Calificado se llama ENCUBRIMIENTO.
Hasta hablar de «moverlos» por teléfono es conspiración, premeditación para delinquir.
En otro orden de ideas, es posible que luego de haber sido involucrado Andrés Manuel López Obrador y su esposa en la sociedad con 26 empresas, registradas en el SAT, el mandatario se enfoque en coadyuvar a los estados para aprehender delincuentes prófugos por dicho delito «Por eso es importante castigar con rigor a los que constituyen empresas fantasmas, a la facturación falsa, poner orden en todo esto” dijo  el Presidente.
Pues que nos ayude, porque en Tamaulipas tenemos un prófugo por delitos fiscales, empresas fantasmas, fraude, saqueo etc.
Ya sabe de quien le hablo, de Carlos Enrique, el hermano de la diputada plurinominal por Morena, Carmen Lilia Canturosas Villarreal, con los mismos apellidos.
Por cierto, ella no se presentó el día de ayer a colaborar en los trabajos de la agenda legislativa que realizaron 8 de los 10 diputados que conforman la bancada Morenista.
Y con tan mala suerte que, fue justo ayer cuando democraticamente eligieron la Coordinación y Vice Coordinación de su fracción legislativa, ¿y que cree? Los 8 diputados no eligieron a Carmen Lilia Canturosas Villarreal quién ya se había proclamado en redes sociales como Coordinadora de la Fracción!!!
Fue la profesora Edna Rivera a quién le fue conferida la responsabilidad.
Y como así lo eligieron 8 de 10 diputados, si Carmen Lilia Canturosas resulta coordinadora de su bancada el mes entrante, habrá sido imposición, vil dedazo.

 

Medios escritos de Nuevo Laredo, publicaron ayer, la carta que dicen ellos, fue hecha por los policías prófugos y buscados por 8 homicidios calificados. Medios como «El Mañana de Nuevo Laredo» aseguran que la carta está firmada por policías del CAIET. Y en ella, se auto inculpan de un delito que no les ha sido fincado : Desaparición Forzada. Y para no dejar lugar a dudas, «entregan» el vehículo donde cometieron el delito con pena máxima de 60 años en Tamaulipas por tratarse de servidores públicos, duplicándose en el caso de mujeres embarazadas.

 

Estas otras fotos también fueron publicadas por medios de información impresas de Nuevo Laredo, el día de ayer, medio día antes de que empezaran a circular en redes sociales, aseguran que vienen con una carta que no publican, solo relatan. De modo que el vehículo se asegure y se procese para establecer lo que dicen los periódicos, se indica en la carta, de modo que ayude a establecer que los levantaron, ataron con cinchos (ilegales) los cuales están en la camioneta, amordazaron con la cinta canela de la cual, dice el periódico hay  restos en la Tahoe, torturaron e infringieron temor y zozobra hasta hacerlos orinar de lo cual hay indicios en la misma camioneta que se paso, sirvió para trasladarlos hasta el lugar donde los ejecutaron. Los inculpados se auto delatan cargando hasta 60 años adicionales a los 45 en prisión, por víctima, y son 8!!! Increíble!

Nos Leemos La Próxima Vez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

18 − 8 =

Publicar comentario